Mercado

Previsiones sencillas

publicado por neoauto Enero 11, 2011 0 comentarios

Con los días de verano llegan también las salidas fuera de la ciudad y, por supuesto, las altas temperaturas y el tráfico pesado en las rutas, sobre todo los fines de semana. Por ello, además de planificar los paseos o recorridos con anticipación es recomendable tener en cuenta algunos cuidados para asegurar el buen funcionamiento del vehículo.

Así, por ejemplo, el sistema de refrigeración del motor debe recibir una mayor atención, sobre todo en el caso del líquido refrigerante, cuyo cambio es necesario realizar cada año. Las mangueras y abrazaderas también deben ser revisadas a fin de ubicar cualquier rotura o fuga: recuerde que ante una mayor temperatura de trabajo la presión dentro del circuito de funcionamiento será también mayor.

Si bien en carretera es el sistema de refrigeración el encargado de mantener la temperatura de funcionamiento adecuada, en el caso de un tráfico pesado serán los ventiladores del radiador. Si los ventiladores del radiador no funcionan de manera correcta se genera el recalentamiento del motor (algo notorio cuando el vehículo está detenido).

Niveles

En ocasiones, frente al recalentamiento del motor hay quienes retiran el termostato, cuando en realidad el problema puede ser el termoswitch (dispositivo que se encarga de activar los ventiladores frente a las altas temperaturas). Lo recomendable es no retirar el termostato, pues este se encarga de que el motor alcance rápidamente la temperatura de funcionamiento.

Recuerde abrir el capot para verificar los niveles de aceite, refrigerante, líquido de frenos, aceite de caja, entre otros. Una revisión semanal es lo aconsejable y con mayor razón previo a un viaje en carretera.

Buenos frenos

La revisión de los neumáticos, y sobre todo de la llanta de repuesto, es también otro factor importante. En el caso del neumático de repuesto debe tener la presión señalada por el fabricante y debe ser usado a la velocidad máxima que se indica en el mismo. Revise también el estado de la cocada para asegurar el buen agarre de los neumáticos con la superficie de la vía.

Por lo general, en el tráfico de ciudad (que no supera en promedio los 50 km/h) las fallas en los frenos (pastillas desgastadas o líquido de freno deteriorado, por ejemplo) no se detectan; sin embargo, en carretera, donde la velocidad y la temperatura de funcionamiento son más altas, el riesgo es mayor. Por ello es importante el cambio oportuno del líquido de frenos y tener las pastillas en buen estado.

También te puede interesar

Deja un Comentario