Mercado

Cómo medir el consumo de combustible

publicado por neoauto noviembre 22, 2010 0 comentarios

En nuestra entrega anterior describimos la forma en que los fabricantes de autos y entidades gubernamentales –como la EPA en Estados Unidos– calculan el consumo promedio de un vehículo. De igual forma, se puede realizar un cálculo de consumo en forma doméstica, claro que siempre guardando determinados pasos. En primer lugar se debe llenar el tanque al tope, luego registrar el número de kilometraje que marca el odómetro o colocar el odómetro parcial en cero. Tras ello y luego de asegurarse que la presión de los neumáticos es la recomendada por el fabricante se puede iniciar el recorrido a medir. Este puede ser, por ejemplo, del trabajo al hogar o de la universidad al trabajo, entre otros. Otro aspecto a tomar en cuenta es realizar este recorrido solo.

Recorrido y medición

Al finalizar el viaje se debe apuntar el kilometraje recorrido y volver a llenar el tanque al tope. Luego se verifica con qué cantidad de combustible se llenó el tanque nuevamente (galones con decimales incluidos). De ahí se debe realizarse el recorrido de regreso, a una hora similar a la primera ruta, a la misma velocidad y siempre solo.

Es importante repetir esta operación al menos unas tres veces y en horas del día similares o muy cercanas para tener una valor más real y evitar que factores externos como el tráfico, el estrés o el cansancio influyan en el resultado. Para determinar el consumo solo queda dividir el kilometraje recorrido entre la cantidad de galones consumidos para cada ruta. De ahí se saca el promedio entre todas las mediciones y ese será el valor para obtener un índice de consumo.

Factores de incremento

Tenga en cuenta que la mayoría de conductores no vigila sus gastos de consumo y solo percibe un incremento del mismo cuando aumentan sus visitas al grifo. No obstante, existen algunos indicadores que advierten un consumo de combustible elevado, como por ejemplo el humo negro que sale por el escape al acelerar (debido a que está saliendo gasolina que no ha participado del proceso de combustión) o el olor a gasolina (por una fuga de vapores de gasolina o incluso una fuga de gasolina).

El consumo es afectado también por diferentes factores como el peso que traslada el auto, las pendientes, cuestas o subidas, el estilo de manejo, el estado del motor, el estado y la presión de los neumáticos, entre otros.

También te puede interesar

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.