Mercado

Consumo equilibrado

publicado por neoauto noviembre 17, 2010 0 comentarios

Un factor que por lo general se toma en consideración cuando se planea adquirir un auto, ya sea nuevo o de segunda mano, es el relativo al consumo de combustible. Se trata de un dato importante que permite establecer el costo de transportarse. Hoy en día se incluye en la gran mayoría de catálogos de automóviles y es un valor que varias marcas presentan también dentro de las especificaciones de las fichas técnicas de sus respectivos modelos.

Cabe recordar que dichas cifras de consumo son un cálculo obtenido a partir de una serie de pruebas normadas y fiscalizadas por diferentes entidades gubernamentales. Así, por ejemplo, en Europa se trata de una institución vinculada a la Comunidad Europea, mientras que en Estados Unidos este tipo de fiscalización es responsabilidad de la EPA (por Environmental Protection Agency).

Pruebas en asfalto

Si bien ambas entidades (la europea y la estadounidense) manejan criterios diferentes, en general estiman los consumos en condiciones ideales y a través de largos recorridos de prueba en ciudad y en carretera. Eso sí, se realizan siempre sobre asfalto y solo con el conductor a bordo, quien debe ser el mismo para mantener un peso constante y un mismo estilo de manejo.

De otro lado, se busca que la velocidad del viento sea la mínima posible, se evita la presencia de pendientes y se vigila que los neumáticos respeten las dimensiones y la presión recomendadas por el fabricante. Asimismo, cada fabricante de auto emplea diversos aparatos (homologados por las instituciones respectivas) para medir el consumo de sus autos.

Resultado medio

Dichos instrumentos establecen la media de consumo con un mínimo margen de error en ciudad y en carretera. Por ello los catálogos de autos registran dos tipos de consumo: urbano, el cual especifica el consumo en ciudad con arranques y detenciones frecuentes; y extraurbano, que se refiere al consumo a velocidad constante en autopista.

Por medio de estos valores se puede, además, determinar un tercer valor, identificado como consumo mixto. En este caso la cifra obtenida se refiere a un promedio ponderado entre los dos resultados anteriores (urbano y extraurbano), los cuales varían según los hábitos en cada región. De esta manera, en Europa, por ejemplo, se considera 70% urbano y 30% extraurbano, mientras que en nuestro país se estima, para un sedan en la ciudad de Lima, 90% urbano y 10% en autopista, mientras que para una todocamino 80% urbano y 20% extraurbano.

También te puede interesar

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.