Mercado

Nos dejó un ídolo: Adiós Paul Walker

publicado por Juan Ingol diciembre 2, 2013 2 Comentarios

Silenciando a un testigo amante de la velocidad.

 

El 18 de junio del 2001, el mundo fue testigo del estreno de “Rápidos y Furiosos” una película cuya trama giraba alrededor de carreras callejeras, mujeres, luces y ruido a raudales en un ambiente donde las reglas no se aplicaban. Su éxito fue rotundo entre quienes vemos a los autos como mucho más que tan solo un medio de transporte, pues nos adentró en un mundo donde la acción se vivía cada noche y todo era diversión. Sin embargo, lejos de ser tan solo una buena película con cada vez mejores secuelas, “Rápidos y Furiosos” cambió el mundo e indirectamente ha generado billones de dólares en ingresos.

Nos referimos al tuning, una práctica que con el estreno de este largometraje, llegó a cada rincón del planeta y masificó una industria hasta ese momento pálida. Desde los aros de grandes dimensiones, los escapes ruidosos, las luces de colores, los stickers, butacas, timones y palancas modificados, pasando por los equipos de sonido de miles de dólares, R&F presentó todo y en menos de dos horas, nos abrió un arsenal de posibilidades.

Los encargados de esta tarea fueron varios actores poco conocidos, entre ellos Vin Diesel y Paul Walker, los principales rivales en un principio y grandes amigos en las secuelas, así como en la vida real. Walker es conocido por su fanatismo por los autos japoneses, entre ellos el Mitsubishi Lancer Evolution y el Nissan GTR, poderosos exponentes de la tracción en las cuatro ruedas y de aceleraciones en recta y curva que quitan el aliento a cualquiera.

El actor condujo ambos modelos en varias de las escenas más importantes de las películas, demostrando que “caña” no le faltaba y que su pasión por los autos iba más allá que la presentada frente a las cámaras. Nos encontramos frente a un fanático de los carros con todas las de la ley, que vivía a alta velocidad y no tenía miedo pues la adrenalina era lo único que importaba así pusiera su propia vida en juego, y todo por diez segundos o menos de placer al volante.

Fue a bordo de un Porsche Carrera GT,  rojo e inmaculado, que Paul ocupó como copiloto por última vez donde la historia de Brian O’Conner llegó a su final, de manera brutal, intempestiva, y demasiado real. Paul Walker murió a bordo de uno de los autos más seguros, conducido por su mejor amigo, un piloto de carreras y según las últimas informaciones, ambos circulaban respetando el límite de velocidad (70km/h) y por algún motivo el Porsche -sin frenar- se fue contra un árbol y luego explotó. Sabemos que ambos tenían una Fundación de ayuda y al parecer habrían descubierto asuntos ilegales llevados a cabo por el gobierno norteamericano y lo pagaron con su vida.

 

Adiós, Paul.

También te puede interesar

2 Comentarios

Wilson diciembre 3, 2013 at 8:41 am

Que descanse en paz y desde donde estés, estaremos pendientes de tu ejemplo
, que Papá Dios te tenga en su gloria.

Adios Mr. Walker

Responder
CARLOS ALFREDO HR diciembre 3, 2013 at 2:10 pm

PAUL ESTAS Y ESTARAS SIEMPRE CON LOS QUE AMAMOS LA VELOCIDAD,NOS DEJASTE ,PERO NOS DEJAS UNA ENSEÑANSA EN TU PARTIDA ………LA VELOCIDAD Y LA SEGURIDAD VAN DE LA MANO ,HAY PISTAS ADECUADAS PARA CADA CARRO DE ALTA VELOCIDAD…………………………ADIOS AMIGO DE LA VELOCIDAD

Responder

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.