Reviews & Test DrivesTest drives

Maserati Levante: probamos el nuevo SUV italiano

publicado por Juan Ingol agosto 31, 2018 0 comentarios
Maserati

El Levante es uno de los ocho vientos que soplan en el Mediterráneo. Se le conoce por su impredecibilidad ya que puede formar vientos huracanados en un instante. De este fenómeno toma nombre el único SUV, por el momento, de Maserati, el cual tuvimos oportunidad de abordar.

Dimensiones

Largo: 5003 mm
Ancho: 2158 mm
Altura: 1679 mm
Distancia entre ejes: 3004 mm

 

Puesto de conducción e interior

Lo primero que una nota al ingresar al puesto de conducción del Maserati Levante es una zona de pilotaje muy bien pensada y lograda, aunque con ciertas innovaciones a las cuales acostumbrarse que describiremos más adelante.

¿Quieres cotizar la nueva Maserati Levante? Haz clic AQUÍ

El asiento del conductor, al igual que del copiloto, es ajustable eléctricamente (en altura, profundidad, inclinación y en la zona lumbar) y cuenta con memoria para grabar posiciones de manejo, así como “poros” de calefacción.

Maserati

Cabina dividida por una robusta consola central

El timón es basculable y forrado en cuero, muy ergonómico gracias a las marcadas concavidades superiores para los pulgares. Además, posee botones delanteros para distintas funciones (como el control crucero) y botones traseros para el control de la radio y el volumen.

El panel de instrumentos está conformado por dos agujas análogas: el velocímetro (izq.) y el tacómetro (der.). Al centro, tiene una pantalla a color de siete pulgadas que informa sobre el kilometraje, temperatura del motor, nivel de combustible y más. Hay que destacar su sistema de control de presión de neumáticos (TPMS), visible también desde esta fuente, con el que se puede evitar malas experiencias en conducción.

 

En la consola central encontramos la palanca de cambios con aplicaciones de cuero y “piano black”, los controles para los modos de conducción sport, off-road, I.C.E (mejora la eficiencia de consumo de combustible) y manual; los pulsadores del control de tracción y del freno de parqueo electrónico, una perilla para el sistema multimedia y un ‘joystick’ para graduar la suspensión y altura al suelo del vehículo.

La visibilidad es buena, aunque el espejo retrovisor central está ubicado más abajo de lo normal en el parabrisas: limita un poco la visión delantera. Pero nada grave. Este espejo es mediano y, cuando miramos a través de él, hallamos otras barreras visuales como los apoyacabezas de los asientos posteriores u otros agentes como la inclinación de la luneta del portón trasero. Los espejos laterales eléctricos, en cambio, son de grandes proporciones.

Maserati

Por otro lado, la cabina del Maserati Levante ha sido dotada con distintos compartimentos, algunos iluminados, con salidas de refrigeración, conexiones de corriente de 12 voltios, Aux-in y entradas USB y SD. Una infraestructura muy completa tanto para el conductor y el copiloto, como para los pasajeros traseros.

Hay dos elementos que consideramos son la cereza del pastel en el habitáculo: el sistema Maserati Touch Control Plus (incluye radio, Bluetooth, sistema AHA, lector de tarjetas SD y más) compatible con Apple CarPlay y Android Auto y que, desde una pantalla táctil de 8.4 pulgadas, se puede acceder a los dispositivos móviles, configuraciones del auto, mapas, etcétera. Y el reloj central del tablero diseñado por la marca en una esfera azul con acabados en cromo.

Maseati

Reloj Maserati

Maserati

Cierre centralizado y ajuste eléctrico de espejos

Evaluación en conducción

Ya a los mandos del Maserati Levante, una de las cosas a los que uno tiene que acostumbrarse es a ubicar el botón de encendido ya que no está en el habitual lado inferior derecho del timón ni en la consola central, sino al lado inferior izquierdo del volante, justo al costado de la perilla de control de luces.

Antes de salir, la suspensión se adecúa al modo de manejo elegido: ‘sport’, más bajo; ‘off-road’, más alto. El seteo del freno es muy sensible, por lo que hay que accionarlo suavemente. Su palanca, unida a una transmisión automática ZF de ocho velocidades, pasa de ‘Parking’ (P) a ‘Drive’ (D) a base de toques (cuatro toques hasta llegar a Drive) y no a base de una guía recta, como es común.

Maseati

Botón de encendido

Su salida es suave y su maniobrabilidad estupenda gracias a que posee una ‘Dirección Asistida Electrónicamente’ (EPS) con sensibilidad a la velocidad. Su suspensión neumática con sistema Skyhook responde muy bien a nuestras accidentadas vías.

En la primera detención, el motor se apaga automáticamente y nos damos cuenta que equipa el sistema Auto Start Stop, un desarrollo que mejora la gestión del combustible y reduce la contaminación.

 

Vaya y cómo empuja este motor

El Maserati Levante que probamos es la versión de entrada que esconde bajo el capó un propulsor fabricado totalmente en Italia por Ferrari en su planta de Maranello. Es un bloque V6 biturbo de 3.0 litros que desarrolla 350 hp y 500 Nm. Está basado en el motor actual del Ferrari 488 GTB.

Maserati

Nos sorprendió la velocidad que puede alcanzar en pista a bajas revoluciones. En una vía, pasamos los 130 kilómetros por hora (km/h) a menos de tres mil revoluciones por minuto (rpm). Excelente registro. La velocidad máxima de fábrica es de 251 km/h.

En conclusión, el Maserati Levante cierra un círculo perfecto: buen diseño -exterior e interior-, buen equipamiento y buen desempeño. No podíamos esperar menos de una marca de lujo. Además, hace mención al significado de su nombre: puede ir tan despacio con una calma sin igual y, en cuestión de segundos, desatar un ímpetu que alborote su camino.

Maserati

 

Puntaje (del 1 al 10)

Diseño exterior: 9
Diseño interior: 9
Desempeño: 9
Visibilidad del conductor: 8
Habitabilidad: 9
Confort: 9
Tecnología: 8
Seguridad: 9
Consumo: 6
Precio: 7        
Promedio - 8.3

 

También puedes leer: Mazda CX-3 2019: su nueva versión llega con cambios exteriores e interiores

 

mazda cx-3 2019

 

HAZTE FAN DE NEOAUTO.COM

 

También te puede interesar

Deja un Comentario